domingo, 27 de enero de 2019

El Monasterio de Santa María del Parral (Segovia)

Extramuros de la ciudad de Segovia,en la margen derecha del río Eresma,muy cerca del convento de San Juan de la Cruz ,se encuentra otra joya segoviana oculta a los circuitos turísticos,este bello Monasterio de Santa María del Parral de clausura de la Órden Jerónima,a quién pertenece desde su origen ,allá por el año de 1447 cuando  Enrique IV de Castilla ,siendo todavía príncipe heredero, ordenó su edificación a Juan Pacheco ya marqués de Villena desde 1445 quien era su camarero mayor, ya que no estaba bien visto en la época,que no siendo rey ordenara levantar edificios.
Desde su atrio de entrada se ven una vistas maravillosas sobre la ciudad de Segovia



Aquí en este paraje existía una antigua ermita románica del s.XIII ,con una vieja parra,de donde procede el nombre del monasterio,que el entonces príncipe compró a la catedral,su propietaria,junto con los terrenos adyacentes para levantar el edificio.
Fray José de Sigüenza, monje del monasterio en el s.XVI,nos cuenta en su libro sobre el monasterio, que el rey Enrique IV quería el lugar del retablo para su enterramiento, pero el marqués de Villena se lo quedó para su uso funerario y el de su familia.
El pobre rey segoviano sería enterrado en el Monasterio de Guadalupe,donde hace menos de 30 años se descubrió su sepulcro tras un retablo.
El rey nunca lo vería terminado,pues el edificio se finalizó en 1503,cuando se terminaron de cerrar las naves,incluso la propia portada quedó inconclusa


teniendo como único adorno los escudos nobiliarios de Juan Pacheco y su segunda esposa María Portocarrero ,que veremos profusamente por todo el edificio.


 En la  jamba derecha de la portada se muestra un altorrelieve de la Virgen, con una filacteria, y en la de la izquierda un ángel en la salutación. Ambas figuras están desmochadas y también faltan las de las ménsulas.Todo muy deteriorado y sin terminar.
La sobria torre de campanas es  renacentista.

Entramos en la iglesia,que es asombrosamente bella,pese al mal trato recibido y a su permanente expolio ,del que os iré dando cuenta,en el nartex se aprecian las armas de Enrique IV


En el bellisimo sotocoro ó nartex



se aprecian en el arranque de las columnas sendos escudos heráldicos pertenecientes a los marqueses de Villena




















 El coro fue construido por Juan de Ruesga,discípulo de Juan Guas en 1494 que se prolonga a los lados de la nave como si fuera un balcón, está adornado con las armas de Diego López Pacheco y su mujer, Juana Enríquez, marqueses de Villena,el primero hijo y sucesor de Juan Pacheco 


 mirad que belleza



















 Los órganos, que se ubicaban en estas prolongaciones del coro, desaparecieron con la desamortización de Mendizábal en el s.XIX. 
La sillería original del coro, obra de Bartolomé Fernández realizada entre 1526 y 1528, hoy la podéis ve en el  Museo Arqueológico Nacional y en la Basílica de San Francisco el Grande de Madrid.


Nuestros ojos se dirigen de inmediato al presbiterio ,donde, bajo una bellísima cubierta gótica se abren seis ventanas,que le dan luz, obra de Martín Sánchez Bonifacio y Juan Guas, bajo el diseño que Juan Gallego hizo en 1459, 


luce en todo su esplendor el maravilloso retablo,hecho a medida para el lugar que ocupa ,y que además está considerado como el mejor exponente del renacimiento en la provincia de Segovia. 
Se comenzó a construir en 1528 y trabajaron en él los escultores Juan Rodríguez y Jerónimo de Pellicer, el pintor Francisco González y el carpintero Blas Hernández todos ellos abulenses de nacimiento.



 El retablo, como la iglesia, está dedicado a la Santísima Virgen María y en él se narra aspectos de su vida.
 En los bancos situados a ambos lados del San Jerónimo penitente que aquí se ha ubicado en sustitución del primitivo tabernáculo expoliado


 se narran la Última Cena


y el Lavatorio de los pies



El retablo culmina con una gran chambrana que alberga a la Virgen de la Paz que ocupa el tercer cuerpo,


 a su lado una bella Visitación



 y encima un precioso Pentecostés


 sobre el que se alza un Crucificado, con la Virgen, San Juan y unos ángeles que recogen la sangre de Cristo,y cerrando el conjunto ,un ático con Dios Padre.


 Las calles accesorias portan a los evangelistas, a la izquierda San Juan y San Marcos y a la derecha San Lucas y San Mateo. A San Jerónimo, a San Andrés y a dos profetas a la izquierda y el bautizo de Cristo, San Miguel y dos profetas a la derecha.

 
















 A los lados del altar mayor se ubican sendos sepulcros que fueron proyectados junto a él. Estos sepulcros ,ejecutados en alabastro,pertenecen a Juan Pacheco y su esposa María de Portocarrero (fueron traídos desde Guadalupe en 1480) son obra realizada por Juan Rodríguez y Lucas Giraldo en 1528 por encargo del hijo de ambos Diego López Pacheco.
 A la izquierda el del marqués de Villena,el gran enemigo de Isabel I,



es una joya renacentista,con maravillosos detalles


 A la derecha el de su esposa María de Portocarrero,también bellamente tallado



con preciosos detalles



Dos sargas de fines del s.XVI pintadas por Alonso Sanchez Coello cuelgan de la pared del crucero. Ambas pertenecen al Museo del Prado y están cedidas al monasterio,son dos auténticas joyas




















observad que detalles






Maravillosas ¿verdad?
Toda la cabecera del presbiterio esta rematada con bellisimas ventanas y bellas vidrieras y un maravilloso Apostolado en las jambas de las ventanas, realizado en 1494 por Sebastián de Almonacid. Cada figura que compone el conjunto escultórico va cobijada en un doselete y apoyada en una peana.



La nave única tiene un pequeño crucero en donde veremos otros enterramientos de la familia de Villena, el mas bonito es este ,de Doña Beatriz Pacheco,
condesa de Medellin y enemiga íntima de la reina Isabel I en el lado de la epístola



 A su lado una bellisima puerta de acceso a la antesacristía,


que posiblemente fuera el remate del monumento funerario,pues la leyenda cuenta que la reina Isabel hizo trasladar el sepulcro de Beatriz Pacheco al lado,un sitio un  poco mas humilde .Los detalles son maravillosos


El remate es un muro vegetal que corona una representación de la entronización de la Virgen adornada con ángeles que portan las armas de Juan Pacheco, marqués de Villena.

En el intrados de la puerta bellisimas representaciones


 en esta caso de la Resurrección de Cristo.
De lo mejor del gótico segoviano que podáis ver.
En el otro lado del crucero,de pared absolutamente plana, veremos este trozo de sarga encuadrado,con una bellisima Deposición anónima,


en el sitio donde estaba originalmente este cuadro que hoy se guarda en el Museo del Prado,de la escuela de Jan Van Eyck,la maravillosa Fuente de la Vida



Ahora veremos las capillas de la nave,que en general están muy obscuras y todas ellas han sido expoliadas en su patrimonio mueble.
Comenzaremos por el lado de la epístola,la primera de ellas desde el altar mayor es la capilla de san Sebastian




 A la izquierda de ella veremos los enterramientos de la familia Tapia cuyas armas están coronando la obra y se repiten en las laudas con los nombres de María de Morales y María de Tapia, mujer e hija de Pedro de Tapia, consejero de Enrique IV de Castilla.
A la derecha el sepulcro de la familia Solís se ubica bajo un arco de medio punto adornado con bustos de profetas en las enjutas y un friso con cabecitas de ángeles,todo ello está coronado con el escudo de armas de la familia. 
En la capilla destartalada como todas,


 veremos esta pequeña talla de la Virgen románica del Parral


 y este bello san Roque renacentista 



La siguiente es la capilla de san Gregorio



y a su lado bajo un arco de medio punto se halla el sepulcro del canónigo Bartolomé de Mirabate en cuya lauda está marcado el año 1580.
Las dos últimas capillas son las de la Anunciación, con bella portada  decorada con jambas con tallos y hojas de parra. En lo alto se ubica el escudo de armas de los Pascual.
La última bajo la torre de campanas es la capilla de la Virgen de los Cuchillos,cuyo retablo se perdió hace ya tiempo y hoy esta muy descuidada.



 Del lado del evangelio y empezando por el hastial ,veremos la capilla de la Natividad ó de Santiago que fué la capilla de la familia Heredia y de la que solo queda en el muro norte las trazas del retablo que lo ocupó. 
La siguiente es la capilla del Descendimiento que perteneció a la familia Coronel-Solís. La fundó un judío converso llamado Abraham Senneor que fue el judío más importante de Castilla en tiempos de Isabel la Católica y luego fundaría el linaje de los Coronel. Muchos de los familiares están enterrados en esta capilla. 


 Luego está la bella capilla de la Asuncion, capilla que junto con la de San Jerónimo,medianera, formó parte de la ermita existente antes de la construcción del monasterio. Sobre su portada, que ocupa todo el ancho del tramo, se ubica el balcón para el órgano. Esta portada está dividida en tres secciones. Las laterales se han puesto sendos lucillos y la central se utiliza para el acceso. Estos subtramos están realizados con arcos rebajados y trasdosados por conopiales. En el lucillo de la derecha figuran los nombres de Gonzalo del Río y su mujer Beatriz Álvarez mientras que en el de la izquierda Alfonso González del Espinar, del Consejo de los Reyes Católicos.



La última capilla es la de san Jerónimo que se edificó antes que la propia iglesia aprovechando la ermita existente con el objetivo de cubrir las necesidades básicas de los monjes jerónimos venidos del monasterio de Guadalupe en tiempos de la fundación. La mando construir Alonso González de la Hoz, secretario y contador de Juan II, Enrique IV y los Reyes Católicos, en 1482. 
A su lado en la esquina con el crucero el  bellisimo púlpito de caliza , construido a finales del siglo XV, se adorna con una representación de "Las virtudes" y con un escudo de los Pacheco.


 Al lado del púlpito, entre este y el crucero, se halla la tumba de Francisco González de la Cuadra, enmarcada por pilastras platerescas


y esta bella tabla de alguno de los retablos desaparecidos con una bella Virgen en la Anunciación




Hora de salir de la iglesia y volver al convento y su sencilla portada


y que se abre a las 11 todos los días para enseñar la iglesia.
Detrás de ella se abre un bellisimo atrio porticado


desde el que se pueden gozar 



una bellisimas vistas como al principio os decía sobre la ciudad de Segovia



 con una preciosa fuente con surtidor sobre un estanque con pececillos ,ya grandotes,que es una delicia para los sentidos


















Desde aquí solo se puede acceder a un pequeño claustro ,que encima esta en obras,con una bella cubierta mudéjar



 de bonita y sencilla portada gótica con arco carpanel



y una bellisima y sencilla Virgen de Belén del s.XVIII en una de las esquinas



Hora de proseguir nuestra excursión hacía la cercana Catedral,que ya nos está esperando para darle una preciosa vuelta.
Venid amigos a ver esta maravillosa obra del gótico segoviano,que es bueno para descansar un poco de tanto y tan bellisimo románico como atesora.
Que lo disfrutéis amigos.Un saludo

Vinculado con :

https://maravillasdeespana.blogspot.com/2019/01/el-monasterio-de-san-antonio-el-real.html

https://maravillasdeespana.blogspot.com/2012/11/segovia-una-maravilla-del-romanico.html

https://maravillasdeespana.blogspot.com/2012/11/segoviauna-maravilla-del-romanico_23.html

https://maravillasdeespana.blogspot.com/2012/11/segoviauna-maravilla-del-romanico.html

https://maravillasdeespana.blogspot.com/2012/11/segoviauna-maravilla-del-romanico_21.html

https://maravillasdeespana.blogspot.com/2019/02/la-catedral-de-segovia-i-exterior-y.html 

https://maravillasdeespana.blogspot.com/2019/02/la-catedral-de-segoviaii-las-capillas.html 

https://maravillasdeespana.blogspot.com/2019/02/la-catedral-de-segoviaiiipresbiteriocor.html 







 .